lunes, 26 de septiembre de 2016

CREPES SALADAS DE ESPINACAS Y QUESO FRESCO



Para hoy os propongo una forma distinta de comer verdura, unas crepes saladas rellenas de espinacas y queso fresco. Yo la he rellenado hoy de esto pero os quiero dar la base para que vosotros las rellenéis con lo que más os guste.

De la espinaca yo creo que poco hay que decir, todos sabemos que es muy beneficiosa para nuestra salud. Es un excelente recurso natural de vitaminas, fibra y minerales aportando además poquísimas calorías y por supuesto nada de grasas. También es una planta muy rica en beta-carotenos y luteína lo que la hace que tenga muchas propiedades antioxidantes.
En cuanto al queso fresco, también con una gran cantidad de nutrientes, gran cantidad de proteínas, aminoácidos, minerales y sobre todo calcio, que como bien sabéis todos muy recomendados para nuestros huesos.


  • INGREDIENTES (para 2 personas):
PARA LOS CREPES (4-6 und.):

  - 250ml de Leche.
  - 2 Huevos.
  - 100gr de Harina.
  - 20gr de Mantequilla derretida.
  - Pimienta molida.
  - Sal.  

PARA LOS CREPES:

  - 200gr de Espinacas.
  - 200gr de Queso fresco.
  - 1 Tomate.
  - 2 dientes de Ajo.
  - 100gr de Queso de Gratinar
  - Aceite de Oliva Virgen Extra.
  - Pimienta Negra.
  - Sal.


  • PREPARACIÓN:
En primer lugar vamos a preparar la masa de las crepes. Con la mantequilla derretida un poco en el microondas previamente, la mezclamos con la leche. En un vaso de la batidora ponemos todos los ingredientes de las crepes junto con la leche anterior, es decir, la harina, los huevos, una pizca de pimienta y de sal y batimos todo hasta obtener una mezcla homogénea. Dejamos reposar tapada mientras hacemos el relleno.

 

Para hacer el relleno, picamos los dientes de ajo, el tomate y el queso fresco en daditos. En una sartén amplia ponemos un poco de aceite de oliva y agregamos los dientes de ajo picados. Cuando estos estén dorados agregamos las hojas de espinacas troceadas y cocinamos unos minutos, no demasiado ya que se terminara de cocinar en el horno.

 
 

A continuación, incorporamos el queso freso y el tomate a la sartén pero ya fuera del fuego para que solo se caliente un poco con el calor que tiene.

 

Ahora vamos a preparar las crepes, engrasamos con un poco de aceite y una servilleta de papel una sartén de tamaño mediano que será luego el tamaño final de nuestras crepes y la calentamos al fuego. Vertemos un poco de la mezcla en el centro y movemos la sartén para que esta se extienda uniformemente. Cuanta mas mezcla pongamos más gruesa será la crepe y por mas tiempo tendremos que tenerla cocinando. Una vez esta cuajada y dorada la masa por un lado (empiezan a salir burbujas por encima) le damos la vuelta y cocinamos por el otro lado, así hacemos con toda la mezcla hasta que tengamos todas las crepes hechas.

 

Por último, vamos a rellenar las crepes con la mezcla que teníamos reservada, evitando poner el máximo líquido posible, ponemos un poco de relleno en el centro de la crepe, enrollamos las crepes y las vamos colocando en una fuente apta para horno, así hasta terminar con todas. Ponemos por encima queso rallado y gratinamos en el horno a máxima temperatura durante 10-15 minutos o hasta que esté el queso gratinado.


 
Para la presentación final simplemente ponemos dos crepes por persona en el plato y si queréis podéis espolvorear por encima alguna hierba aromática, por ejemplo orégano. A disfrutar!! 

Espero que os haya gustado esta forma diferente de comer verduras, si creeis que comer verduras es aburrido aqui teneis otro par de ejemplos que ya hemos hecho en el blog:

QUICHE DE VERDURAS                       
  CANELONES DE VERDURA Y PAVO         
       

Recuerda que podéis seguirnos en nuestras redes sociales de La Cocina de Alex y estareis informados de nuestras ultimas novedades: FacebookTwitterInstagram o Google+.





Printfriendly